17 nov. 2018

Kilogramo ha recibido una nueva definición.

Kilogramo ha recibido una nueva definición. Cambios revolucionarios en el sistema SI
En la Conferencia General de Medidas en París, representantes de 60 países votaron a favor de la redefinición del Sistema Internacional de Unidades (sistema SI), que cambia la definición mundial de kilogramo, amperio, kelvin y mole. Todas estas unidades ahora serán definidas por las constantes fundamentales de la naturaleza.
En 1889, por decisión de la Conferencia General de Medidas, se estableció un kilogramo. Es un rodillo hecho de platino e iridio, que desde entonces se ha almacenado en condiciones estériles en la caja fuerte de la Oficina Internacional de Medidas y Pesas en Sèvres, cerca de París. "La Grand K", como se llama, tiene varias copias en la propia Sèvres, y muchos países compraron sus propias copias, incluida Polonia en 1951.
Pero el patrón ya no será necesario. A partir del 20 de mayo del próximo año, el kilogramo se calculará sobre la base de la constante de Planck. Hoy, científicos de todo el mundo reunidos en París votaron unánimemente por un cambio en la forma en que definen las unidades SI. A partir del próximo año, las constantes básicas de la naturaleza determinarán el kilogramo, el amperio, el kelvin y el lunar.
Esta decisión garantizará la estabilidad de todo el sistema en el futuro y abrirá el camino a la aplicación de nuevas tecnologías, incluidas las tecnologías cuánticas. Por supuesto, el tamaño de las unidades no cambiará. Kilogramo seguirá siendo un kilogramo. Sin embargo, la forma en que están determinados cambiará.
Si bien la estabilidad de "La Grand K" solo se pudo confirmar comparando con copias idénticas, lo que es un proceso potencialmente inexacto, la constante de Planck está lista para usarse en cualquier momento y en cualquier lugar. No es necesario conducir hasta Sèvres para comparar la masa con el patrón. Kilogramos, ni menos ni más, podrán obtener todos sin tener que referirse a un cilindro de metal encerrado en una caja fuerte.
- La redefinición de IS es un momento de progreso científico, dijo Martin Milton, director de la Oficina Internacional de Medidas y Pesos. - Usar las constantes fundamentales observadas en la naturaleza como la base de conceptos importantes como masa y tiempo, significa que tenemos una base estable a través de la cual podemos expandir nuestro conocimiento científico, desarrollar nuevas tecnologías y enfrentar los mayores desafíos sociales, explicó.
- Hoy es la culminación de docenas de años de trabajo de científicos de todo el mundo. Ya no estaremos limitados por las limitaciones de los objetos en nuestra medida del mundo. Tenemos unidades universales disponibles que pueden allanar el camino para una mayor precisión e incluso acelerar el progreso científico, admitió Barry Inglis, director del Comité Internacional de Pesas y Medidas.
Las nuevas definiciones afectan a cuatro de las siete unidades básicas del SI: kilogramo, amperio, kelvin y mol; y todas las unidades de ellos, como voltios, oh y julios.
El kilogramo (masa) se determinará sobre la base de la constante de Planck. El amperio (corriente) será determinado por la carga eléctrica elemental. Kelvin (temperatura) basada en la constante de Boltzmann y mol (la cantidad de materia) a través de la constante Avogadra. El sistema SI modificado mantendrá su utilidad y facilitará las innovaciones técnicas.
Cambios similares ya han ocurrido. Hasta 1967, la unidad de tiempo, la segunda, se calculaba como una fracción de un día (específicamente 1/86400 parte del día). En 1967, la Conferencia General de Medidas determinó que el segundo es un tiempo igual a 9192631770 de la radiación de cesio-133. Lo mismo sucedió con el metro. Desde 1983, el medidor es la distancia recorrida por la luz en el vacío durante 1/299792458 segundos. Anteriormente, había un metro subterráneo encerrado en una caja fuerte en Sèvres en forma de barra de metal, e incluso antes de eso era una fracción de la longitud del meridiano. La velocidad de la luz en vano y la frecuencia de la radiación de cesio-133 son constantes fundamentales y permanecen sin cambios.
La redefinición de la segunda fue la base de la tecnología que ha cambiado la forma en que las personas se comunican en todo el mundo a través de GPS e Internet. Los nuevos cambios tendrán un impacto de gran alcance en la ciencia, la tecnología, el comercio, la salud y el medio ambiente y muchas otras áreas de la vida.
Cuando se trata de kilogramos, la medición precisa es crucial en muchas áreas, como el desarrollo de medicamentos y la ingeniería de precisión. Las tecnologías actuales muestran que la comparación del patrón de Sèvres con sus copias repartidas por todo el mundo muestra discrepancias. Cuando se trata de alrededor de 50 partes por billón, menos del peso de una sola pestaña, para el simple mortal no importa, pero en nanotecnología es colosal. En el mundo actual, tales discrepancias son inaceptables.

También debe recordarse que las unidades como Newton, Pascal o Tesla se definen utilizando un kilogramo. Por lo tanto, cualquier discrepancia o cambio en el patrón, incluso a través de una pequeña cantidad de contaminación, afecta a las unidades derivadas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario